El tratamiento antiedad de moda: el Microneedling

El tratamiento antiedad de moda: el Microneedling

Se trata de una técnica basada en la Micropunción Cutánea que previene la aparición de arrugas y que hace que los productos cosméticos penetren mejor

Seguro que a estas alturas ya has oído hablar de la terapia antiedad por excelencia y que, gracias a sus buenos resultados, va ganando adeptos y cuota de mercado día a día. 

¿En qué consiste?

Básicamente consiste en microperforar la piel mediante agujas múltiples muy finas y pequeñas que atraviesan el cutis sin dañar su estructura. El efecto de las múltiples perforaciones produce una respuesta cicatricial positiva, ya que estimula la respuesta inmune, la contracción y la creación de nuevo colágeno.

Las zonas de la piel intactas alrededor de las punciones actúan como repertorio de fibroblastos y células madre necesarias para la regeneración de las heridas adyacentes. 

Este proceso genera células cutáneas nuevas y saludables que reemplazan las dañadas. 

Su aplicación es muy diversa, ya que puede utilizarse para tratar signos de envejecimiento, arrugas, cicatrices, estrías y múltiples trastornos de pigmentación, daño solar, pérdida de pelo, etc.

Además, el microneedling puede ser efectuado con distintos tipos de instrumentos, como los rodillos, o dispositivos eléctricos, que son muy similares (o iguales) a los dermógrafos de micropigmentación, solo que se requieren configuraciones de agujas o módulos específicos para micropunción cutánea.

 

No obstante, a medida que avanza la tecnología y aparecen nuevos equipamientos, se suscita la polémica de si los profesionales de la estética pueden utilizarlos o no. Ocurrió con el láser, los HIFU, la RF y ahora es el turno de la Micropunción Cutánea.

En este artículo nuestros expertos han analizado este tratamiento para poder ofrecer una opinión razonada sobre el uso de esta técnica.

Existen dos tipos de microneedling diferentes que se están ofreciendo en el mercado en función de la profundidad a la que actuemos

Puedes consultar el producto pinchando aquí

1. Micropunción No Invasiva 

En este tratamiento las micropunciones se efectúan a nivel epidérmico, sin sobrepasar la capa basal, y el objetivo principal es mejorar la capacidad de absorción de la epidermis y la permeabilidad cutánea. Actúa básicamente como un novedoso exfoliante físico que además es capaz de estimular, de forma exógena, capas dérmicas de la piel.

La capa superior de células de la dermis (estrato papilar) se activa por el masaje que provoca la vibración de la aguja. Esta activación celular conduce a una mejor circulación y estimula el metabolismo en las capas superiores de la piel. La capa córnea (piel muerta) es perforada, junto con las capas celulares debajo de la epidermis (estrato granuloso, estrato espinoso, estrato basal). El estrato basal se trata de la capa del borde de la dermis que no es penetrada. Además, la epidermis, permanece intacta, de modo que no se produce deterioro estructural. 

Este tipo de aplicación entendemos que no plantea ningún tipo de problema legal a los técnicos en estética que son especialistas precisamente en esta capa de la piel. Es perfectamente seguro pero hay que tener una serie de aspectos a tener en cuenta para no caer en el intrusismo profesional: 

El tratamiento debe tener una finalidad estética, nunca curativa. Se ha de trabajar sobre una piel sana con el fin de mejorar su apariencia, luminosidad, textura. Si efectuamos una micropunción no invasiva con una finalidad curativa o aplicando un medicamento, en nuestra opinión, estaríamos cometiendo intrusismo, salvo que lo hagamos con prescripción facultativa.

-El profesional de la estética ha de utilizar productos catalogados como cosméticos y nunca como fármacos o productos médicos. En el caso de la micropunción no invasiva, al no penetrar en dermis, el uso de los productos aplicados se considera “tópico”, por lo que su uso combinado con cualquier cosmético en principio sería perfectamente compatible. Lo que constituye una mala praxis sería la utilización por parte del profesional de sustancias catalogadas como medicamentos o productos “inyectables”. 

Dentro de la Micropunción no invasiva con fines cosméticos encontraríamos la aplicación de cócteles, viales de maquillaje de larga duración (CC Glow), mejorando así la luminosidad de la piel y el camuflaje de discromías, arrugas, tonificación… 

2.Micropunción Invasiva o Terapia de Inducción Percutánea de Colágeno (PCI) 

En este caso las microagujas traspasan la capa basal y penetran en la dermis. Aquí los efectos son mayores ya que a lo efectos de la perforación epidérmica o no invasiva, se suman los efectos sobre la dermis. En esta capa se producen microagresiones controladas que activan los mecanismos naturales de autorreparación de la piel. Los pequeños daños de las agujas inician una respuesta del fibroblasto en el tejido de la dermis, consiguiendo mayor producción de colágeno (y por tanto retracción de la piel) y mejorando la flacidez. En el caso de las cicatrices, las micro agujas las perforan múltiples

veces, ablandándolas y difuminándolas”, cuenta el Dr. Klaus Fritz, Presidente de la Academia Alemana de Dermatología y ponente en la Reunión 2014 del Grupo de Dermatología Estética y Terapéutica (GEDET) de la AEDV.
Este efecto se llama inducción percutánea de colágeno (PCI). A través de PCI es posible tratar eficazmente las arrugas y cicatrices sin el riesgo de hiper o hipopigmentación o una disfunción en el proceso de curación de heridas debido a infecciones. 

Pese a que estamos hablando de invadir la dermis, y el tema plantea más dudas que la micropunción no invasiva; entendemos que, los profesionales de la estética debidamente cualificados sí pueden practicar legalmente la PCI siempre que se efectúe con la finalidad y el protocolo adecuado. 

Los argumentos en los que nos basamos son: 

-Los Técnicos Superiores de Estética están cualificados para efectuar técnicas de micropunción ( Real Decreto 881/2011 ) 

-En la micropigmentación o tatuaje la profundidad a la que perforamos (invadimos) la piel es incluso superior a la que se realizaría un tratamiento invasivo de microneedling. 

-La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios define así la Micropigmentación “Un maquillaje permanente consiste en una inyección intradérmica de productos colorantes e ingredientes auxiliares destinados a acentuar los contornos de la cara.”

¿Quién puede realizar estas técnicas?

Los profesionales acreditados para la micropigmentación, tatuaje y/o piercing, por tanto conocen y saben prevenir los riesgos higiénico sanitarios asociados a la técnica de micropigmentación y por ende a la microperforación cutánea. Simplemente deberían formarse en los aspectos específicos de esta técnica.

No obstante, al igual que en el caso anterior hay dos requisitos fundamentales para no caer en el intrusismo y uno de ellos plantea una limitación importante: 


1. El tratamiento ha de tener una finalidad estética, nunca curativa. Se ha de trabajar sobre una piel sana con el fin de mejorar su apariencia, luminosidad, textura…

2. El producto empleado no puede ser un fármaco: El profesional de la estética ha de utilizar productos catalogados como cosméticos y nunca como fármacos o productos médicos. Aquí surge el el verdadero problema para el profesional de estética a la hora de afrontar los tratamientos invasivos de micropunción. Pese a que se están comercializando diversos productos para micropunción en centros de estética estos no deberían ser utilizados nunca en la Microperforación Invasiva. 

Los productos para micropunción invasiva, para ser legales, deberían seguir los pasos de los pigmentos de micropigmentación o las tintas de tatuaje , que son tratados como Productos Sanitarios. Pero, hoy por hoy, no hay productos registrados por esta vía. Pese al aspecto “inyectable” de los productos, solo son cosméticos convencionales, y en muchos casos ni tan siquiera son estériles. En ningún caso deberemos utilizar ningún producto etiquetado como “inyectable”.

Pese a esta limitación, la micropunción invasiva sigue siendo un tratamiento muy interesante incluso en seco, ya que los principales efectos vendrán de los propios mecanismos de reparación de la piel.
Dentro de las aplicaciones claramente cosméticas de la micropunción invasiva estarían los tratamientos de tonificación, flacidez o arrugas. Las cicatrices y quemaduras, al tratarse ya de recuperar un tejido dañado, entendemos que deberían trabajarse bajo supervisión médica. 

Puedes encontrar estos productos pinchando aquí

Conclusiones 

Se trata de un tratamiento que requiere una formación específica seria y rigurosa para ejecutarse, en la que se tenga en cuenta, no sólo la técnica, sino también los aspectos legales y las medidas de protección higiénico sanitaria.

En el caso de la micropunción invasiva además requerirá una titulación oficial que como mínimo será la exigida a micropigmentadores y/o tatuadores.

Nuestras conclusiones coinciden plenamente con el artículo publicado por la revista Prime International Journal of Aesthetic and Anti Age Medicine OCTOBER 14, 2015 https://www.prime-journal.com/microneedling-in-the-medical-and-cosmetic-field/

Por otro lado discernir lo que es un tratamiento cosmético de uno médico no parece difícil si nos atenemos a los siguientes factores: 

  1.  Finalidad: Si el fin es estético como paliar las arrugas, mejorar apariencia, firmeza, luminosidad o tono de la piel… y en general embellecer personas sanas, entendemos que la finalidad es cosmética. Si la micropunción (invasiva o no) se emplea para curar una enfermedad o un tejido dañado se considerara un tratamiento médico, por ejemplo el tratamiento de cicatrices (donde trabajamos para recuperar tejido dañado). En ese caso los profesionales de la estética requerirán supervisión médica.
  2.  Profundidad: La esteticista (Técnico Superior) puede llegar a la dermis mediante técnicas similares a la micropigmentación y conoce los protocolos.
    Titulación: Técnicos Superiores en Estética, Certificados de Nivel 3 Maquillaje Integral. Como mínimo ver requisitos autonómicos Tatuadores. 

  1. Producto empleado: Los profesionales deben utilizar cosméticos. Las esteticistas no están cualificadas para realizar las aplicaciones de bótox, colágeno o demás rellenos dérmicos aunque se utilicen para reducir la aparición de arrugas, y para mejorar la textura y la firmeza de la piel.
    El Reglamento (CE) 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, en su artículo 2.2 indica no se considerará producto cosmético una sustancia o mezcla destinada a ser ingerida, inhalada, inyectada o implantada en el cuerpo humano.
  2. Equipamiento empleado: Las máquinas o dispositivos empleados en los centros de estética no deberían estar registrados como equipos para uso médico. Hay que saber que los fabricantes determinan el uso previsto de sus dispositivos. Por lo tanto, es una práctica estándar en Europa que dispositivos técnicamente idénticos estén registrados, y se comercialicen, simultáneamente para un uso médico (destinado a curar enfermedades o aliviar el dolor, de acuerdo con la Directiva de dispositivos médicos MDD 93/42 / EEC) y como dispositivos sin ningún uso médico previsto (de acuerdo con la directiva 2006/42 / CE ) 
  3. El lenguaje empleado: Nuestra última conclusión es que en muchos tratamientos una de las cosas que deberemos cuidar es el lenguaje con el que anunciamos el servicio. No es lo mismo decir que vamos a realizar un tratamiento de rejuvenecimiento o antiarrugas de la zona orbicular de los ojos que anunciar una “blefaroplastia no invasiva”. El tratamiento puede ser el mismo, pero el término “blefaroplastia” hace referencia por definición a una operación quirúrgica, por lo que de ofrecerlo se estaría incurriendo en intrusismo.

Y tú, tras conocer ¿por qué? ¿para quién? y  ¿para qué? ¿te apuntas a esta técnica de rejuvenecimiento?

Sin Comentarios

Comments are closed.